Pronto, comenzamos de reformas

Pronto, comenzamos de reformas
Bienvenida la buena voluntad, las razones de la inteligencia, el trabajo voluntario. No queremos personas rencorosas, que traigas malos rollos, y que promuevas o hayas promovido el mooving laboral.

AbriL / Microrrelatos con ImaGen /

domingo, 31 de marzo de 2013
Microrrelato I

Microrrelato II

Microrrelato III

Los microrrelatos —también llamados relatos hiperbreves, minirrelatos, nanocuentos…— son, como su propio nombre indica, relatos brevísimos. El tamaño, en este caso, importa: la única exigencia del microrrelato es su brevedad.

No existe una receta para escribir microrrelatos, sin embargo, puede ser útil leer algunos para ver cuáles son sus características más destacables y elaborar, a partir de ellos, nuestros propios relatos. Si, en general, en un texto literario todos los elementos son imprescindibles en el microrrelato esto es especialmente importante:

Cada adjetivo, cada sustantivo, cada signo de puntuación tiene su razón de ser y su función en el relato
Al tratarse de textos tan breves, la selección de los elementos es fundamental y la connotación de cada significante ha de ser lo más rentable posible, porque no hay espacio para que sobre nada. Fíjate que, por lo general, los microrrelatos son los únicos textos en los que el resumen es más largo que el propio texto.

Los microrrelatos pueden adoptar cualquier forma. Pueden ser textos narrativos, descriptivos, etc

Algunas características que los definen:

  1. La extensión de un microrrelato debe abarcar como máximo hasta las 150 o 200 palabras 
  2. El texto debe ante todo sugerir, no contar. 
  3. Juega con el doble sentido de las palabras.
  4. El título es crucial porque sirve para economizar el texto que viene después 
  5. El microrrelato debe contener una historia, una narración de algo. 
  6. Las palabras que se escojan para escribir un microrrelato deben ser las justas y necesarias. 
  7. El final es lo más importante, es ahí donde el lector debe recibir la "bofetada"
Una última cosa… 

Es conveniente, leer muchos textos, tanto de escritores clásicos como actuales. No seas impaciente. Éste es un género que precisa mucha práctica. 

Dos LenGuas RoJas de FueGo. RelaTo V

viernes, 22 de marzo de 2013




Aquel día fue el peor de toda su vida. En una mañana de sol, un hombre llamado Rafa se había quemado la lengua y además pisó un hormiguero, cuyas hormigas le picaron insaciables los pies.Después se encontró con su archienemigo Jake (ellos habían sido amigos hasta que un día se pelearon y no se volvieron a hablar). Más tarde vio una chica muy bella, de la que se se enamoró locamente. Pensó que iba camino del bosque y la siguió hasta allí. Después de un buen rato caminando, se dio cuenta de que aquella visión había sido fruto de su imaginación . 
 En ese mismo instante se encontró con su enemigo Jake que pensaba que estaba loco pero no era así. Porque su enemigo Jake también vio a la bella dama y se enamoró locamente de ella como Rafa. De repente apareció un joven sobre un hermoso corcel. Rafa no quería que el joven sobre el corcel le arrebatara la hermosa mujer de sus sueños.Esa bella mujer, que para Rafa era su Princesa, se fue corriendo al Bosque en donde de repente se escondió y salió el sol. Rafa esperó. Pasada la noche, Rafa vio que el sol estaba saliendo, así que salió de su escondite y empezó a buscar a la bella dama.
 En aquel instante, dos lenguas rojas de fuego aparecieron como rayos quemando todos los árboles, y Rafa no tuvo más remedio que salir huyendo. De pronto recordó que ella permanecía escondida en el interior del bosque. Se armó de valor, se arrojó a un pantano luminoso, para llegar a nado hasta la otra orilla donde estaba ella, y la tomó en sus brazos. 
 Quiso salir corriendo de allí, pero entonces, una vez más, apareció su enemigo Jack que tenía el control del fuego en sus manos. Rafa se enojó de celos y echó a correr saltando el fuego. Pero la princesa no aguantó, al salir el sol, de nuevo se marchó. Los dos jóvenes se quedaron con duda de a dónde había ido y deprimidos por su desaparición. Tras largos días, encontraron a la Princesa. Cada día que pasaba se enamoraban más de ella. y todo el día lo pasaban discutiendo por su amor. Tras tiempo de discutir y discutir, recordaron todos los acontecimientos que vivieron con ella se dieron cuenta de una cosa.
 Llegó el día y la noche y se quedó solo: cuando era de día sólo estaba con Jake, cuando era de noche solo estaba con Rafa. Así que sólo podían estar juntos hasta el amanecer.. Entonces se dio cuenta de que todo lo que le había pasado era una mentira: Jake era el Sol por eso solo salía de día y tenia el poder del fuego en sus manos, y su princesita era la Luna que solo salía de noche.


AUDIORRELATO

Hoy, los CieLos Y la Tierra. RelaTo PoéTico II

miércoles, 20 de marzo de 2013

  Sofía contemplaba por la ventana el precioso cielo azul,  mientras pensaba en las tareas que debía hacer. Siguió mirando hasta que por fin vió el cálido mar; se quedó pensando...¿qué era más bonito? ¿el cielo o la tierra? No lo sabía, porque a la vez sentía una gran atracción por el mar. Necesitaba estar junto a él, pero a su vez le tenía miedo. Ella no sabía cómo combatir su miedo.
                     Andrea y Cristina


La  niña Sofía iba caminando por una playa para intentar ahuyentar sus miedos, allí las olas  retumbaban en sus oídos mientras observaba el cielo soleado. De repente  oyó a alguien susurrar: era la tierra que hablaba con  el cielo. Ella se  quedó totalmente sorprendida. Discutían porque ella quería a los dos,  pero sabía que tarde o temprano tenía que quedarse con una, ellos eran dos amores infinitos y llenos de luz. La niña quería mucho a los dos, no sabía lo que hacer... se quedo pensando... Sofía era muy linda y los dos querían quedarse con ella y empezaron a discutir. Ella, la niña, les dijo: Puede que tenga que elegir a una pero los dos sois muy brillantes y ¿por qué no me quedo con los dos?. Todos empezaron a pensar y el cielo y la tierra se colapsaron entre sí, al quedar asombrados por tanto amor.

                   Alba, Marcos y Fran

Se  despertó. Era un día un poco raro para ella, iba a visitar el mar, porque  estaba deseando verlo. Quería relacionarse con el mar y hacerse su amiga. Pero tenía un problema, el cielo y la tierra la querían para ellos solos, ¡cómo partirse por la mitad! Así, el cielo y  la tierra seguían enfrentados y ella decidió que quería ser libre.
  Andrea y Cristina

La niña se metió en el mar y allí murió ahogada porque en el fondo estaba enamorada de él. Sus ojos eran azules, como la luz que caía del cielo en una mañana de primavera, y brillantes como el sol que doraba la tierra en verano.  Pero ella se marchó a vivir, libre junto a su amado, por siempre jamás. .y murió sumergida bajo las aguas del mar.

    Alba, Marcos y Fran

AUDIORRELATO (ESCÚCHALO)


RIMA XVII

Gustavo Adolfo Bécquer
 Hoy la tierra y los cielos me sonríen,
hoy llega al fondo de mi alma el sol,
hoy la he visto..., la he visto y me ha mirado...,
¡hoy creo en Dios!

El SoÑar de las AzuLes CamPanillaS. RelaTo PoéTICo I

martes, 19 de marzo de 2013

Relato compuesto por 
Paula Gómez, Lidia Márquez y Pedro de Vicente y  
Andrea Abadía y Toni Sampietro 

  Era de un color azul como el cielo, y en invierno azul oscuro como el mar. Ese campo estaba hecho para soñar... Yo siempre me iba todos los días y me tumbaba, y sentía el mecer de las campanillas. Era precioso, encantador y muy bello. Pero algo sucedió aquella tarde.Un estrepitoso ruido crujió desde lo alto del cielo. Pareciera que se hubiera abierto una grieta en la caverna celeste, cuando de pronto, ¡todo se volvió gris!
Aquel día todo era espeluznante y a la vez asombroso, nunca pensó lo que sus ojos estaban viendo... 
aquello no solía pasaba todos los días. El viento soplaba muy fuerte, y arañaba su rostro, haciendo volar sus cabellos castaños. Pasaron los días y las noches, el cielo no se veía, ni el sol brillaba en el firmamento, sólo llovia y llovia. Mientras, las campanillas se iban desvaneciendo en en el agua cada vez más. 
Agua fría y oscura como la suciedad.
Ana se puso muy nerviosa, intentó todo lo posible para que volvieran a nacer esas preciosas campanillas azules y ese agua cristalina que le gustaban tanto. Ella se echó a llorar muy desesperada por lo que estaba pasando. Entonces, se puso a caminar para encontrar una solución al problema, hasta que se encontró con un pequeño árbol al que le preguntó.Le dijo que no lo podía solucionar, salvo que se acercara hasta el lago donde vivía una ninfa encantada que tenía poderes sobrenaturales. Caminando, caminando llegó al lago para invocar a la ninfa y hacerle su consulta. Cuándo por fin Ana se lo contó la ninfa encantada, tuvo una idea...
La ninfa le contestó que sí la ayudaría, pero a cambio de algo. La niña le pregunto qué quería a cambio, y le contestó ¡que se lo diría al final! Le contó entonces su idea: haría grande al árbol, y sus ramas actuarian como refugio contra los vientos y aquellas tempestades. Así La ninfa lo hizo, y las campanillas se salvaron. Aquel árbol se hizo grande y robusto y las campanillas azules crecieron hermosas. Pero llegó el momento del deseo de la traviesa ninfa. La niña le pregunto que queria, y la ninfa quiso la vida de niña: ¡entonces ella le convirtió en una preciosa campanilla azul, como el cielo en primavera!

Basada de la poesía de Bécquer Si al mecer las azules campanillas

RIMA XVI

Si al mecer las azules campanillas
de tu balcón,
crees que suspirando pasa el viento
murmurador,
sabe que, oculto entre las verdes hojas,
suspiro yo.
Si al resonar confuso a tus espaldas
vago rumor,
crees que por tu nombre te ha llamado
lejana voz,
sabe que, entre las sombras que te cercan,
te llamo yo.
Si se turba medroso en la alta noche
tu corazón,
al sentir en tus labios un aliento
abrasador, sabe que, aunque invisible, al lado tuyo,
respiro yo. 

Gustavo Adolfo Bécquer

CerraRon los OJos. RelaTo PoéTICo VI

lunes, 18 de marzo de 2013


Esta historia no es una historia cualquiera. La ilusión que corre por esta avivada historia no es la de unos niños perfectos, sino unos niños extraños y especiales. Sucedió hace muchos años ¡qué digo! ¡muchísimos años! En un pequeño valle vivía un hada de los sueños que iba visitando todas las noches a gente de todo el mundo, ya fuera en las frías cuevas de la Antártida o en las calurosas chozas de la sabana africana. Ella siempre se escondía en algún lugar de los sueños para ver la imaginación y la vida que tenían los niños. Esta extraña criatura se llamaba Paola, tenía solo 11 años aunque ella sabía que podía hacer muchas cosas. Vivía en la aldea de las hadas en las montañas. Paola, de día, jugaba con sus amigas, pero cuando era de noche tenía que viajar al mundo de los humanos para llenar, tanto de bellas como de horrorosas ideas los sueños de las personas.

Una noche cálida de primavera , Paola fue a visitar la casa de un niño muy extraño que se llamaba Jorge . Él, era un niño muy cerrado y su imaginación era oscura y profunda como la noche. Él soñó que una cantidad de gigantes con cara de los niños de su escuela se reían de él e intentaban aplastarle con sus enormes pies y su repugnante olor. Cuando finalizó el sueño y Paola tenía que marchar, ella estaba muy deprimida al ver que la vida de Jorge no era como la de otros niños, ni como la que tendría que ser. La mañana siguiente, mientras jugaba con sus amigas las hadas, Azucena y Sol, les preguntó si debería ir a vigilar los sueños de ese niño o dejarlo pasar , como si hubiera sólo sido un mal día de aquel chiquillo. Sara, el Hada del Viento, le recomendó que no, que podía ser muy peligroso si la descubría en sus sueños, mientras que Azucena , Hada de la Luz, le aconsejó que la vida de un niño podría ser muy dura si fuera así todos los días.

Esto hizo que Paola se pensara lo que tendría que hacer y después de que pasara un mal rato pensando en aquella complicada, y a la vez dura decisión, decidió que esa noche volvería a visitar a Jorge, ¿o no? Era la hora de dormir y Paola apareció justo antes de que Jorge se dispusiera a acostarse. Paola llevaba su moño despeinado y el traje completamente destrozado. Una vez que Jorge se había dormido, entró Paola en su habitación y los sueños de Jorge la absorbieron. Paola observó el sueño y vio como Jorge empezó a correr, y al verle, apareció una multitud gigante de compañeros que la arrastraron hasta un precipicio. Paola se marchó deprimida a su casa, y cuando iba de camino siendo de día, en vez de jugar con sus amigas, decidió ir a preguntar alguna solución de cómo arreglar esa penosa vida.

Allí encontró un hechizo que le permitiría ver al niño y hablar con él fuera de sus sueños y como Paola estaba tan desesperada , realizó ese conjuro que duraría un día. Lo primero que hizo fue cambiar su estrafalaria ropa por la de una niña convencional. Cuando llegó al colegio de Jorge le preguntó a una compañera que por qué le trataban mal. Entonces ella respondió que no se portaban mal con él , sino que él no quería nunca jugar. Paola, un poca extrañada de lo que le habían dicho, intento hablar con Jorge . Al principio a él le costaba mucho hablar porque era muy tímido. Tras una agradable conversación, Jorge le preguntó a Paola que si queria estar con él por la tarde y Paola aceptó con un sí rotundo. Al salir del gran edificio en el que se encontraba el colegio, Paola le preguntó a Jorge por qué no queria jugar con los demás y le contestó que tenía miedo de que se rieran porque no tenía madre. Paola al ver que el niño estaba muy apenado le consoló y añadió que su madre también había fallecido en un trágico accidente y que él debía ser feliz, porque aunque no veamos a nuestras madres , siempre nos desearán lo mejor y tenemos que estar felices, y sobretodo mostrar nuestra bella sonrisa a los demás. De repente los dos se miraron y se juntaron en un dulce beso en el que consiguieron cerrar los ojos y conseguir que sueños fueran distintos y siempre estuvieran riendo.




Relato realizado por estos alumnos :
David  Kantor y Carlos Maldonado de Motril, colegio Virgen de la Cabeza (REVISTA CALAMEO)
Alejandro Roche y Elena Chaure de Movera , colegio Don Pedro Orós (VIDEO MONTAJE)



Este poema lo elaboramos comunicándonos a través de  docs compartidos entre los alumnos del grupo y los profesores. Después de haberlo realizado, lo hemos subido a el servicio web 2.0 en el que hemos elaborado un power point y lo hemos narrado. También hemos buscado una canción de Maldita Nerea llamada  "Hecho con tus sueños" que nos explica que en nuestra imaginación puede haber todo tipo de  ideas , sueños,  y que nunca hay que rendirse, esperemos que os guste .


CuanDo entre la SomBra. RelaTo IV

jueves, 14 de marzo de 2013
Por  Paula Cervilla y Juan Fabián / Marta Navarro y Cristina Martín

Había una vez la sombra de un hombre que se paseaba por las calles derrumbado de angustia, porque nadie le veía y no podía hacer nada,sólo vagar y vagar aburrido en su soledad. Pero de repente, pasó un hombre frente a él y se dio cuenta que se podía meter dentro de su cuerpo para hacer muchas cosas.

El hombre sólo tenía un fin, huir de su sombra, de su oscura sombra, una sombra fría que no perdonaba y que pensaba coger a ese hombre robusto, alto y esbelto de unos veinte años, pelo moreno como la madera acabado en una montaña donde todo era colores más suaves, ojos cálidos y atrayentes color avellana y piel tostada. Al ver que aquel hombre era el que una vez le traicionó y le abandonó en un agujero negro como la noche y solitario como sí mismo, decidió tomar su cuerpo.

Huyó cuando amaneció, porque se escondía entre la oscuridad y el sol le daba miedo. Se refugió, entonces, en una casa abandonada, donde vio a un niño sentado en una silla. El niño, al verlo tan triste y lleno de oscura soledad, le sugirió que hiciera las paces con su sombra, para volver a ver la luz. Entonces el hombre se fue hacia la cueva de la que fue arrojado, y esperó a que hubiera un eclipse, el momento justo en que se unieran el Sol y la Luna, y que la sombra quedara, por fin, difuminada. Abandonó el cuerpo prestado y, asombrado levantó la cabeza...

 El hombre vio el cielo, y luego el reloj que llevaba y se dio cuenta de que quedaban solo diez segundos para que el eclipse colapsara la luz y su sombra se difuminada. La vio a lo lejos. Ocho segundos, la sombra estaba casi a su alcance. Cinco segundos, estaba a dos pasos. Alzó el cuchillo y, tras un tiempo, el cuchillo bajó a toda velocidad y se clavó en el hombre, en su corazón ardiente. Entonces el hombre vio toda su vida por delante, rápido y horrible, pero por último, la sombra muriendo, convirtiéndose en una mujer, la mujer de sus sueños, que moría a la vez que él. Así se murieron, los dos juntos, de la mano, bajo la luz cegadora del eclipse.


Cuando entre la sombra oscura

perdida una voz murmura
turbando su triste calma,
si en el fondo de mi alma
la oigo dulce resonar,
dime: ¿es que el viento en sus giros
se queja, o que tus suspiros
me hablan de amor al pasar?
Cuando el sol en mi ventana
rojo brilla a la mañana
y mi amor tu sombra evoca,
si en mi boca de otra boca
sentir creo la impresión,
dime: ¿es que ciego deliro,
o que un beso en un suspiro
me envía tu corazón?
Y en el luminoso día,
y en la alta noche sombría,
si en todo cuanto rodea
al alma que te desea
te creo sentir y ver,
dime: ¿es que toco y respiro
soñando, o que en un suspiro
me das tu aliento a beber?

Gustavo Adolfo Bécquer

“Por una Mirada, un Mundo ” PROSA POÉTICA. Marzo

viernes, 8 de marzo de 2013

Se trata, esta vez,  de escribir MICRORRELATOS en prosa poética

[Lee consejos en PalaBras AzuLes]


Hemos elegido como fuente de inspiración y título de nuestro tema del mes, y de los textos en prosa poética, las rimas y leyendas de Bécquer.

Bécquer trabaja un nuevo concepto de lenguaje poético. No es el único ni el primero en su tiempo, pero sí es el mejor, el que consigue una fórmula permanente. El camino elegido por Bécquer abre definitivamente en español la prosa poética: una prosa trabajada con procedimientos que antes se reservaban para la poesía, en especial en cuanto al ritmo de la frase. Todo nace al considerar la prosa y la poesía como parte de un mismo trabajo de autor: Bécquer no distingue entre una y otra, en ambas toca los mismos temas, las mismas preocupaciones poéticas. Por eso, al leer sus leyendas -igual que hemos propuesto para sus rimas-, debemos ir más allá del argumento.

LEEMOS EN CLASE:  "Un Rayo de Luna"

Prosa poetica. Características:

  • En la prosa poética se pueden encontrar los mismos elementos que en el poema: hablante lírico, actitud lírica, objeto y tema.
  • No tiene los elementos formales (métrica, rima) que caracterizan el verso.
  • Se distingue del poema por estar escrita en prosa y del cuento o del relato porque su finalidad no es específicamente narrar hechos sino transmitir sentimientos, sensaciones e impresiones.
  • Autores famosos que escriben en prosa poética: Alejandra Pizarnik, Arthur Rimbaud, El Conde de Lautréamont, Juan Ramón Jiménez, José Ángel Valente, Xoán Abeleira, Graciela Baquero, Leopoldo María Panero o Agustín Fernández Mallo.

Poema en audio: Por una mirada, un mundo... (Rima XXIII) de Gustavo Adolfo Bécquer por Favio Camero 


RASGOS POÉTICOS 

Entre los rasgos claramente poéticos del texto señalamos los siguientes:
  • Imágenes muy originales y de sugestiva belleza.
  • Predominio de las sensaciones sensoriales de tipo cromático, elaboradas con exquisita delicadeza, y expresadas con un léxico culto y refinado y una original adjetivación.
  • Selección léxica que denota el uso continuado de vocablos de gran eufonía.
  • Un ritmo musical claramente perceptible al oído, y que la lectura en voz alta del texto permite experimentar.
  • Abundancia de recursos literarios: metáforas, comparaciones, personificaciones, aliteraciones, perífrasis,.....
  • El empleo constante del presente de indicativo -y, por tanto, la coincidencia entre tiempo de lo narrado y tiempo del narrador que acerca emotivamente el texto al lector.

Subtemas:

  • Los ojos verdes: Raúl Guerra y Andrés Aymen / Aarón Lorente y Carlos Ballarín
  • Cerraron sus ojos: David Kantor  y Carlos Maldonado / Alex Roche y Elena Chaure
  • Llegó la noche y no encontré asilo: Víctor Gutiérrez y Erik Marín / Jesús Roche y Víctor Martínez
  • Cuando entre la sombra: Paula Cervilla y Juan Fabián / Marta Navarro y Cristina Martín
  • Dos rojas lenguas de fuego: Raúl Guerra y Andrés Aymen Correa / Aarón Lorente y Carlos Ballarín
  • En la imponente nave: Pablo Jerónimo y Jaime González / Inés García y Javier Ballarín
  • Si al mecer las azules campanillas: Paula Gómez y Lidia Márquez y Pedro de Vicente / Andrea Abadía y Toni Sampietro
  • Tu pupila es azul, cuando ríes: María García y Paula García / Mario Ferreruela y María Hernado
  • Los suspiros son aire: Nuria Ligero y Marta Mancilla / Andrea Palacios y Jaime Diez
  • Cuando me lo contaron sentí el frío: Rubén Lupión y Daniel Navarro/ Daniel Murillo y Sara Baquero
  • Su mano entre mis manos: Natalia Linares y Elena Jiménez /Juan Hurtado y Marina Navarro 
  • Hoy la tierra y los cielos: Cristina Linares y Andrea Gómez / Marcos Blasco, Alba Casorrán Fran Cardona


    "Volverán las oscuras golondrinas"

    CuanDo me lo ContaRon, SenTí el Frío. Relato IX

    miércoles, 6 de marzo de 2013
    Relato escrito por Rubén Lupión, Daniel Navarro, Daniel Murillo y Sara Baquero

    Cuando me lo contaron, sentí el frío




    Un día, un niño llamado José y su perro Top, estaban durmiendo entre el oscuro bosque, en el que ni siquiera un rayo de luna se filtraba entre las ramas de los árboles. De repente, una sombra apareció ante sus incrédulos ojos. José empezó a gritar como un loco, pero ya era tarde. La sombra perversa lo absorbió y lo arrastró hasta unos túneles subterráneos. Allí, desesperado, comenzó a gritar y a preguntar en voz alta por qué estaba allí.
    Al cabo del tiempo el confuso y asustado niño se dio cuenta de que estaba en otro mundo, un mundo en el que los dulces sueños se hacían realidad. Tenía todo lo que podía imaginar: Nubes de azúcar, estrellas de caramelo, una luna de nata y un cielo tan precioso como su deseada amiga María, que no la podía tener hasta que no renunciara a sus preciados sueños. El niño sólo pensaba en lo dulce de ese mundo, sin darse cuenta de que estaba atrapado en aquel asombroso planeta.
    De repente, un viento le susurro al oído: “- Para escapar, te tienes que enamorar”.
    El muchacho no hizo caso a lo que el viento le dijo, ya que prefería quedarse en aquel túnel celestial, en el que los sueños azucarados le hacían olvidar los ojos tristes de su bella María. Pero un día, cuando recorría con gozo entre fresas caramelizadas y árboles piruleta, un enorme vacío se abrió a sus pies, y apareció un pozo profundo, del que asomaba una alargada lengua de azúcar que lo quería absorber. Asustado, recordó las palabras del viento, y deseó encontrarse con los amargos ojos de su amiga María.
    Justo cuando la lengua de azúcar se lo iba a devorar cerró los ojos y a lo que los abrió estaba en el otro mundo, junto a su linda amiga María. Desde entonces no ha vuelto a probar los dulces y ha apreciado a sus amigos y a su familia, pero a la que más... ¡a María!

    AUDIORRELATO