Día Internacional del Flamenco. Al baile #DíaDelFlamenco

miércoles, 28 de diciembre de 2016

             Por Begoña Giménez Marín

El 16 de Noviembre se conmemora el Día del Flamenco, fecha en la que se declaró Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco. Se reconocía al flamenco como la manifestación artística más genuina de la región andaluza, expresión autóctona elevada a Arte Universal y signo propio de identidad de un pueblo.

En el IES Jándula hemos querido recordar este evento y para ello, los alumnos de 2º ESO -PEMAR les han contado a sus compañeros qué es el baile flamenco y qué lo caracteriza y diferencia de otras formas de baile. Esta presentación estuvo apoyada por una serie de vídeos que iban explicando cada uno de los momentos y estructuras del baile.
 A continuación un grupo de alumnas de 4º de ESO y 1º de Bachillerato bailaron y mostraron su arte.

El 16 de noviembre del 2010, será una fecha siempre recordada y señalada para los flamencos, porque fue en ese día, cuando en Nairobi (Kenia), lejos de nuestra tierra, el arte jondo recibió su máximo reconocimiento internacional por parte de la UNESCO como manifestación cultural de carácter universal aunque con raíces andaluzas.

Y es que, aunque bien es cierto que el flamenco forma parte de la cultura musical propia de Andalucía, ha sabido traspasar fronteras, llegándose incluso a integrar con otras culturas musicales del mundo.

Celebración del Día Internacional del Flamenco en el IES Jándula



El flamenco es una expresión artística resultante de la fusión de la música vocal (cante), el arte de la danza (baile) y el acompañamiento musical (toque). La cuna del flamenco es la región de Andalucía, aunque también tiene raíces en otras regiones como Murcia y Extremadura. El flamenco se interpreta con motivo de la celebración de festividades religiosas, rituales, ceremonias sacramentales y fiestas privadas. Es un signo de identidad de numerosos grupos y comunidades, sobre todo de la comunidad étnica gitana que ha desempeñado un papel esencial en su evolución.

El cante flamenco lo interpretan, solo y sentados generalmente, un hombre o una mujer. Expresa toda una gama de sentimientos y estados de ánimo -pena, alegría, tragedia, regocijo y temor-mediante palabras sinceras y expresivas, caracterizadas por su concisión y sencillez.

El toque de la guitarra flamenca ha trascendido, desde hace mucho tiempo, su primitiva función de acompañamiento del cante. Éste se acompaña también con otros instrumentos como las castañuelas, y también con palmas y taconazos.

El baile flamenco, eje central de la conmemoración de este año, danza del apasionamiento y la seducción, expresa también toda una serie de emociones, que van desde la tristeza hasta la alegría. Su técnica es compleja y la interpretación es diferente, según quien lo interprete: si es un hombre lo bailará con gran fuerza, recurriendo sobre todo a los pies; y si es una mujer lo ejecutará con movimientos más sensuales, armónicos.



En el flamenco tradicional se establece una estrecha relación entre toque, cante y baile. Existen unas normas, una estructura de relación entre estos tres elementos. Esta estructura es flexible y ofrece muchas posibilidades. Cada bailaor o bailaora decide cómo organiza e interpreta las diferentes partes. Veamos cuál es la estructura básica del baile.




SALIDA. La salida en el baile flamenco es el momento preciso en el que el bailaor o bailaora empieza el baile. La salida se puede hacer de varias maneras:

  • El baile comienza con la falseta. En la guitarra, se llama falseta a una frase melódica o floreo intercalada entre los acordes de la guitarra. El bailaor o bailaora comienza a bailar desplazándose por el tablao lentamente. Mueve los brazos, enfatiza los giros y los paseos. Baila siguiendo la melodía de la guitarra hasta que, de pronto, hace un cambio brusco. Ese cambio suele ser un taconeo fuerte que se realiza para avisar al cantaor que ya puede comenzar a cantar, o para dar comienzo a la siguiente estrofa.



  • El baile comienza justo antes del cante. En este tipo de salida, la bailaora suele permanecer sentada mientras la guitarra interpreta la falseta. Cuando el cantaor empieza a cantar el temple (“Ay, ay, ay” o “Tirititrán-trán-trán”), en este momento, ella empieza el baile. Mientras está sentada puede marcar el ritmo de las palmas.





  • El baile comienza después del cante. Muchas veces el baile comienza después de que el cantaor interprete una letra completa. En este tipo de salida, el bailaor o bien entra en la escena sorpresivamente o bien, se levanta de su silla. Hace una combinación rítmica con sus zapatos, llamada remate, para cerrar la parte cantada y luego hace una llamada con un zapateo para que comience la segunda parte del cante.






DURANTE LAS LETRAS. Mientras canta el cantaor, el bailaor hace marcajes y paseos. Marcan el ritmo con lo pies y con los movimientos de los brazos. Los pueden hacer en un sitio fijo o desplazándose lentamente por el tablao. El bailaor no hace sonidos fuertes con lo zapatos para no interrumpir el cante.






LA ESCOBILLA. Es el clímax o punto más elevado del baile flamenco. Es la parte donde el bailaor hace una composición entera con un zapateo. Un baile puede tener una o dos escobillas. Al final de cada escobilla, el bailaor aumente la velocidad del ritmo para terminar con un remate o llamada. La última escobilla indica, normalmente, el final del baile.





0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Te agradecemos tu comentario: