Pronto, comenzamos de reformas

Pronto, comenzamos de reformas
Bienvenida la buena voluntad, las razones de la inteligencia, el trabajo voluntario. No queremos personas rencorosas, que traigas malos rollos, y que promuevas o hayas promovido el mooving laboral.

Hoy, los CieLos Y la Tierra. RelaTo PoéTico II

miércoles, 20 de marzo de 2013

  Sofía contemplaba por la ventana el precioso cielo azul,  mientras pensaba en las tareas que debía hacer. Siguió mirando hasta que por fin vió el cálido mar; se quedó pensando...¿qué era más bonito? ¿el cielo o la tierra? No lo sabía, porque a la vez sentía una gran atracción por el mar. Necesitaba estar junto a él, pero a su vez le tenía miedo. Ella no sabía cómo combatir su miedo.
                     Andrea y Cristina


La  niña Sofía iba caminando por una playa para intentar ahuyentar sus miedos, allí las olas  retumbaban en sus oídos mientras observaba el cielo soleado. De repente  oyó a alguien susurrar: era la tierra que hablaba con  el cielo. Ella se  quedó totalmente sorprendida. Discutían porque ella quería a los dos,  pero sabía que tarde o temprano tenía que quedarse con una, ellos eran dos amores infinitos y llenos de luz. La niña quería mucho a los dos, no sabía lo que hacer... se quedo pensando... Sofía era muy linda y los dos querían quedarse con ella y empezaron a discutir. Ella, la niña, les dijo: Puede que tenga que elegir a una pero los dos sois muy brillantes y ¿por qué no me quedo con los dos?. Todos empezaron a pensar y el cielo y la tierra se colapsaron entre sí, al quedar asombrados por tanto amor.

                   Alba, Marcos y Fran

Se  despertó. Era un día un poco raro para ella, iba a visitar el mar, porque  estaba deseando verlo. Quería relacionarse con el mar y hacerse su amiga. Pero tenía un problema, el cielo y la tierra la querían para ellos solos, ¡cómo partirse por la mitad! Así, el cielo y  la tierra seguían enfrentados y ella decidió que quería ser libre.
  Andrea y Cristina

La niña se metió en el mar y allí murió ahogada porque en el fondo estaba enamorada de él. Sus ojos eran azules, como la luz que caía del cielo en una mañana de primavera, y brillantes como el sol que doraba la tierra en verano.  Pero ella se marchó a vivir, libre junto a su amado, por siempre jamás. .y murió sumergida bajo las aguas del mar.

    Alba, Marcos y Fran

AUDIORRELATO (ESCÚCHALO)


RIMA XVII

Gustavo Adolfo Bécquer
 Hoy la tierra y los cielos me sonríen,
hoy llega al fondo de mi alma el sol,
hoy la he visto..., la he visto y me ha mirado...,
¡hoy creo en Dios!

1 comentarios:

  1. Este poema personalmente me gusta porque es triste y tiene mucho sentimiento, esas dos facultades combinan muy bien.

Publicar un comentario

Te agradecemos tu comentario: