Pronto, comenzamos de reformas

Pronto, comenzamos de reformas
Bienvenida la buena voluntad, las razones de la inteligencia, el trabajo voluntario. No queremos personas rencorosas, que traigas malos rollos, y que promuevas o hayas promovido el mooving laboral.

CuanDo me lo ContaRon, SenTí el Frío. Relato IX

miércoles, 6 de marzo de 2013
Relato escrito por Rubén Lupión, Daniel Navarro, Daniel Murillo y Sara Baquero

Cuando me lo contaron, sentí el frío




Un día, un niño llamado José y su perro Top, estaban durmiendo entre el oscuro bosque, en el que ni siquiera un rayo de luna se filtraba entre las ramas de los árboles. De repente, una sombra apareció ante sus incrédulos ojos. José empezó a gritar como un loco, pero ya era tarde. La sombra perversa lo absorbió y lo arrastró hasta unos túneles subterráneos. Allí, desesperado, comenzó a gritar y a preguntar en voz alta por qué estaba allí.
Al cabo del tiempo el confuso y asustado niño se dio cuenta de que estaba en otro mundo, un mundo en el que los dulces sueños se hacían realidad. Tenía todo lo que podía imaginar: Nubes de azúcar, estrellas de caramelo, una luna de nata y un cielo tan precioso como su deseada amiga María, que no la podía tener hasta que no renunciara a sus preciados sueños. El niño sólo pensaba en lo dulce de ese mundo, sin darse cuenta de que estaba atrapado en aquel asombroso planeta.
De repente, un viento le susurro al oído: “- Para escapar, te tienes que enamorar”.
El muchacho no hizo caso a lo que el viento le dijo, ya que prefería quedarse en aquel túnel celestial, en el que los sueños azucarados le hacían olvidar los ojos tristes de su bella María. Pero un día, cuando recorría con gozo entre fresas caramelizadas y árboles piruleta, un enorme vacío se abrió a sus pies, y apareció un pozo profundo, del que asomaba una alargada lengua de azúcar que lo quería absorber. Asustado, recordó las palabras del viento, y deseó encontrarse con los amargos ojos de su amiga María.
Justo cuando la lengua de azúcar se lo iba a devorar cerró los ojos y a lo que los abrió estaba en el otro mundo, junto a su linda amiga María. Desde entonces no ha vuelto a probar los dulces y ha apreciado a sus amigos y a su familia, pero a la que más... ¡a María!

AUDIORRELATO

1 comentarios:

  1. Este relato me gusta porque nunca sabes lo que va a pasar y te engancha a leerlo, también tiene palabras poéticas.

Publicar un comentario

Te agradecemos tu comentario: